Me cuido siempre, pero embarazada más

Cada vez es mayor la tendencia a revisar lo que comemos y las actividades físicas que realizamos porque la conciencia de una vida sana nos está llegando por todos los medios. Ahora bien, cuando esperamos iniciar un embarazo o si el bebé ya está en camino, la responsabilidad se duplica y queremos saber todo lo que podemos hacer para mantenernos sanos los dos.

Ser madre no siempre viene con la planificación que una quisiera, por eso, desde que se tiene una edad fértil (15 a 35 años) es conveniente que las madres potenciales incluyan vitaminas, minerales y en especial el ácido fólico, ya que necesitan guardar en su cuerpo lo que en un futuro, el bebé necesitará.

“Una mujer, cuando se entera de su embarazo generalmente es a la cuarta o quinta semana, cuando ya el bebé ha formado su columna vertebral y algunos de sus órganos”, indica la licenciada Rebecca Rodríguez, Nutricionista Clínica de la Asociación de Nutricionistas de Guatemala, ANDEGUAT, quien ofrece a continuación algunos consejos para las mujeres embarazadas o en edad fértil que desde ya empiezan a cuidarse.

“Es recomendable consumir el –arcoiris de alimentos-.  La cantidad dependerá de la edad gestacional de la embarazada, ya que para cada trimestre se presentan diferentes necesidades de nutrientes específicos para el adecuado crecimiento del bebé.

Morado: Berenjena, uvas, moras y remolacha, si tiene diabetes gestacional evitar la remolacha y consumir las uvas siempre con cáscara.

Verde: Brócoli, espinaca, macuy, chipilin, acelga, pepino, suchinni.

Anaranjado: Naranja, mandarina, zanahoria, papaya, chile morrón.

Rojo: Tomates en todas su variedades, chile pimiento, fresas, sandía, si tiene diabetes gestacional evitar la sandía, por su alto contenido de azúcar.

Amarillo: piña, elote, papas, yema de huevo (con moderación).

Blanco : Arroz,  pastas, yuca, ichintal, avena,  tortillas de maíz, pescado, pollo, quesos bajos en grasa – capas, fresco, cottage, requesón, leche descremada ó bebidas de soya

Café:  Cacao, semillas y nueces, carne de res – no más de 3 veces por semana, cereales y panes integrales.

 

Uso de Sucralosa (SPLENDA®) durante el embarazo y lactancia:

De acuerdo con un documento desarrollado por la M. en C. Gladys O. Morales Baro; Nutrióloga certificada, con Maestría en Nutrición Humana (Universidad del Valle de Atemajac, Jalisco, México) y actual encargada del Capítulo de Jalisco del Colegio Mexicano de Nutriólogos, la mayoría de mujeres embarazadas han aumentado su necesidad de energía, por lo que en lo general no se les recomienda restringir las calorías.

Sin embargo, se debe evitar el excesivo aumento de peso durante el embarazo.

 La dificultad de adaptarse a una dieta sin azúcar que le aporte un sabor dulce a preparaciones que son simples como bebidas, es motivo de rechazo y baja adherencia al tratamiento del sobrepeso, lo que va en contra de un óptimo control metabólico por el hecho de no tener un seguimiento estricto de las indicaciones y se sabe que los pacientes prefieren incluir pequeñas cantidades de azúcar, con el fin de lograr aceptabilidad en la dieta; esto dificulta el control y aumenta el riesgo de complicaciones que  puede desarrollar el paciente con el tiempo.

Los endulzantes sin calorías como la Sucralosa brindan flexibilidad al momento de elegir los alimentos. Por ejemplo, elegir un yogur o una bebida gaseosa saborizados con Sucralosa permite incluir otra fuente de hidratos de carbono, como el pan integral o la fruta en su plan de comidas.

La Sucralosa no eleva los niveles de azúcar o insulina en la sangre, permite a las personas que controlan el consumo de hidratos de carbono, como las mujeres con diabetes gestacional, incluir alimentos y bebidas con sabor dulce en sus planes de comidas.

Por su parte, el doctor Enrique García Lara, Médico Gineco-Obstetra, Socio Titular del Colegio Mexicano de Especialistas en Ginecología y Obstetricia indica que el uso de Sucralosa permite mantener el aumento de peso en la madre de forma eficiente y con la seguridad de no producir efectos adversos en el bebé, ni alterar la lactancia.

Embarazo con riesgo de diabetes

Cada embarazo es diferente y hay algunos en los que se debe tener mayor acercamiento médico, como el caso del embarazo de una mujer diabética.  Cuando se tiene diabetes la futura madre debe tener control en sus niveles de glucosa en sangre, no solo en ayunas, sino también después de comer.  Debe mantener un control de su alimentación, ejercitarse y tomar sus medicamentos.

También se da el caso de la mujer no diabética que adquiere el padecimiento durante la gestación.  “De cada 100 mujeres embarazadas, se puede tener una incidencia de 3 a 8 con diabetes gestacional”, indica la licenciada Rodríguez.  “En el caso de que se adquiera esta diabetes se debe tener un cuidado prenatal temprano y con mayor regularidad”, agrega.

Los factores de riesgo de diabetes gestacional incluyen tener más de 25 años al quedar embarazada, antecedentes familiares de diabetes, dar a luz a un bebé con un peso mayor de 9 libras o con anomalía congénita, presentar hipertensión arterial, excesivo líquido amniótico, historia de aborto espontáneo y sobrepeso antes del embarazo.

La persona que se considere en riesgo debe someterse a pruebas de detección de diabetes gestacional, entre las semanas 24 y 28 del embarazo.

¿Qué hay de los antojos cuando se tiene diabetes?

La embarazada puede hacer caso a todos sus antojos, siempre y cuando estos no tengan un efecto directo en la elevación de los niveles de glucosa en sangre, como por ejemplo que se le antoje comer frutas con miel, puesto que la miel es un alimento que tiende aumentar los niveles de azúcar en sangre.

En cuanto al uso de endulzantes, tanto durante el embarazo, como durante la lactancia se recomiendan los edulcorantes sin calorías de matrices naturales como por ejemplo la Sucralosa.

Tomando en consideración si la embarazada cursa con diabetes gestacional, debe de tener una alimentación balanceada, que provea todos los grupos de alimentos, lácteos, carnes, quesos, verduras, frutas, cereales: de preferencia integrales, aceites y grasas de origen vegetal, como aceite de oliva, canola, aguacate, semillas y nueces.

Fuente:  Licda Rebecca Rodríguez, Nutricionista Clínica. SPLENDA® Endulzante Sin Calorías, Asociación de Nutricionistas de Guatemala, ANDEGUAT,